El imperialismo cultural en Iberoamérica y sus posibles efectos internacionales

Para comenzar con este ensayo debemos primero definir ¿qué es el imperialismo cultural? Para poder definir éste concepto primero debemos separarlo, según el diccionario de la real academia de la lengua, el imperialismo significa “el dominio de un Estado sobre otro por medio de la fuerza”. Hoy en día, en un mundo globalizado, podemos decir que el imperialismo, según Foucault, es “la política es la continuación de la guerra por otros medios”. Esto quiere decir que existe una gran influencia de los países más desarrollados sobre los que no lo son tanto, un gran ejemplo de esto es la influencia cultural y de contenidos que existe en México y en toda Latinoamérica gracias a los Estados Unidos.

Ahora que definimos el imperialismo debemos definir qué es la cultura, según la UNESCO, “la cultura da al hombre la capacidad de reflexionar sobre sí mismo. Es ella la que hace de nosotros seres específicamente humanos, racionales, críticos y éticamente comprometidos. A través de ella el hombre se expresa, toma conciencia de sí mismo, se reconoce como un proyecto inacabado, pone en cuestión sus propias realizaciones, busca incansablemente nuevas significaciones y crea obras que lo trascienden” (UNESCO, 1982: Declaración de México). Gracias a esto podemos decir que la cultura es el conjunto de modelos o patrones a través de los cuales una sociedad se manifiesta, como la lengua, tradiciones y costumbres.

Ya que tenemos las definiciones de imperialismo y cultura por separado podemos unirlos para crear la definición de imperialismo cultural, éste sería el conjunto de procesos por los que una sociedad es inducida o introducida por fascinación, presión o fuerza a la cultura de otra que es dominante adoptando sus tradiciones y costumbres. Esto lo podemos ver en la mayoría de los contenidos de la televisión en México y Latinoamérica, siempre tratando de introducir el famoso “american way of life” ya que a la población de éstos países les parece fascinante cómo es la vida en Estados Unidos, con sus programas policíacos y sus películas nacionalistas, y tratan de asemejarlo en telenovelas y series, obviamente dándoles el toque nacional.

Existe en carácter imperialista en los medios masivos de comunicación, ya que durante mucho tiempo se han dedicado a reforzar conductas y marcar códigos de ética y moral con la presentación de nuevas verdades o realidades a las que el público está sujeto a adoptar por que lo que se presenta en los medios, para la mayoría de las personas, es la verdad, lo que está bien. Un ejemplo en México es el programa La Rosa de Guadalupe, en donde nos presentan que todos los problemas se pueden solucionar con la fe, no importa que tan difícil sea, rezando lograrás tener éxito. ¿Qué nos aporta culturalmente este tipo de programas? Nada.

Éste imperialismo cultural que se está dando gracias a la globalización nos muestra situaciones totalmente opuestas a la realidad, lo peor del caso es que programas y series de otras partes del mundo se tratan de adaptar a la vida en Latinoamérica. Cuando esto ocurre la forma en que la sociedad ve las cosas es totalmente diferente, ya que se empiezan a adoptar conductas y actitudes que nada tienen que ver con la cultura de nuestra región.

Gracias a esto las personas latinoamericanas ya no van de compras, van de “Shopping”, ya no se es un perdedor, se es un “loser” y no se paga en efectivo, se paga en “cash”. Los productos que utilizamos en la vida diaria como la televisión no dice encendido y apagado, sino “on y off”, ya no existen las camionetas, sino las “SUV”.

También éste imperialismo se ve reflejado en las películas de Hollywood, en donde las películas que se realizan tratan de americanizarnos mostrándonos sus valores como el liberalismo, la democracia, igualdad de género, honor, etc. En donde se pueden observar los ideales del país del norte como el liberalismo y el patriotismo, haciendo estereotipos hacia las culturas y la forma de ser de las personas del resto del mundo.

De igual forma en la música lo podemos ver reflejado en el nombre de géneros como el pop o el rock que son meramente americanos y son los géneros más escuchados en el mundo. La gran penetración que existe de artistas norteamericanos en nuestro país y el resto de América Latina y las exorbitantes cantidades de discos vendidos en nuestra región aunque esta música no esté en nuestro idioma.

En la Escuela de Frankfurt se denominaba “Industria cultural” en donde se impone directamente un sentido naturalizado de la producción cultural de los países poderosos hacia los países dependientes. Junto con la producción de cultura, los países que buscan el desarrollo adoptan pautas y patrones culturales a través de los símbolos del imperialismo cultural asociando, sin querer, la riqueza de Estados Unidos a su cultura y obteniendo una rara mezcla de ambas culturas, obteniendo así géneros musicales como el Reggae o el Heavy Metal.

Todos estos términos y ejemplos, por poner solo algunos, y que hoy en día los jóvenes se comuniquen entre si en inglés o utilicen expresiones extranjeras son el resultado del gran imperialismo cultural que tienen los Estados Unidos sobre México y Latinoamérica,  y en el caso de México no podemos excusarnos con la cercanía que tiene nuestro país con el país norteamericano, ya que si fuera por eso ¿porqué no adoptamos la cultura de Guatemala o Belize si también están muy cerca de nuestro país? Por que nada tiene que ver la distancia o cercanía, sino todos los contenidos que llegan a nuestra región provenientes de Estados Unidos que tratan de mostrarnos que si eres norteamericano eres de lo mejor que hay en el mundo y por lo tanto mejor persona.

Pero el imperialismo cultural norteamericano no ha sido el único que nos ha afectado, de hecho existe un imperialismo que cambió nuestra cultura y nuestra historia drásticamente, el europeo. Éste está relacionado íntimamente con el de Estados Unidos, ya que se manifestó con al imposición de su cultura a sus colonias, siendo más profunda en nuestro continente. A los indígenas se les obligó a adoptar como religión la religión cristiana y el idioma de los conquistadores, en nuestro caso, el Español.  También se adopto la forma de vida propia de las civilizaciones occidentales con ciudades, hospitales, universidades y teatros, así como la vestimenta, acorde con la religión, las costumbres y tradiciones, la sanidad y la higiene y sobre todo la forma de pensar occidental, la ciencia y sus métodos.

A diferencia de otras colonias, la descolonización de América, que se llevó a cabo con revoluciones y guerras de independencia, aumentó su asimilación a la cultura occidental, gracias a la introducción de nuevas tecnologías y el gran legado cultural español, el portugués, francés o británico (dependiendo de cada región de Iberoamérica) reflejado en sus instituciones, modo de vida, infraestructuras y lenguas oficiales, entre otros.

Todo esto nos lleva a la pregunta: ¿El imperialismo cultural es un concepto útil para describir los posibles efectos de la comunicación internacional? Por supuestos que sí, éste fenómeno ha cambiado la forma en que creemos y entendemos la cultura. Las naciones del mundo se están volviendo cada vez más interdependientes, estamos en mayor contacto con el resto del mundo gracias a la tecnología. Todo este progreso tecnológico está haciendo posible que las personas tengan cada vez mayor acceso a la información con mucha rapidez y muy fácilmente, permitiendo que todos los contenidos de los medios de comunicación formen parte de nuestra vida diaria.

Por otra parte es el término perfecto para describir lo que está pasando en el mundo, gracias a la globalización se está perdiendo la identidad de los países menos desarrollados y se está adoptando la de los países más desarrollados, creando una cultura global y homogenizada, lo cual significa que lo regional o local perderá toda identidad. Esto no se puede discutir cuando existen empresas o compañías transnacionales tan poderosas como Disney, MTV o CNN que han hecho a los consumidores más vulnerables a las tendencias globales.

Ya que tocamos el tema de Disney, cabe mencionar que Armand Matterlart, en su libro Para leer al pato Donald,  el cual es un texto emblemático para la cultura Latinoamericana y muy importante para remarcar el imperialismo cultural que tiene esta región con los Estados Unidos ya que fue prohibido durante muchos años en éste país y al mismo tiempo uno de los más leídos en América Latina, se representaba con el pato el modelo de vida estadounidense, simbolizaba una oposición o un proyecto de transformación social.

Regresando a las empresas transnacionales de las que estábamos hablando, las cuales no son completamente globales, en el tema de los contenidos mediáticos está en constante movimiento. ¿a qué me refiero con esto? A que, por ejemplo, al traducir una película de Disney a nuestra cultura los chistes o el contenido cambia de acuerdo al entorno cultural. No es lo mismo transmitir en México un “reality show” hecho en Estados Unidos, que transmitir uno en México hecho en México, no porque funcione en Estados Unidos significa que vaya a funcionar en nuestro país.

También Matterlart menciona la gran importancia del entorno cultural, dice que aunque el mismo mensaje sea transmitido a una audiencia global, la forma en la que lo traducen, reciben y entienden varía de una cultura a otra. Ya que aunque consumamos los mismos productos en todo el mundo éstos representan o simbolizan distintas cosas de acuerdo con cada cultura.

Acerca de este tema Anthony D. Smith, sociólogo y profesor de la Universidad de Economía de Londres, menciona que el gran desarrollo de los medios de comunicación global no significa que el mismo contenido tenga que ser compartido por todas las sociedades, sino todo lo contrario, que es más probable que los medios de comunicación locales aumenten su presencia, y todo esto en respuesta a la globalización. Ya que en varios países se han creado leyes para apoyar y proteger al producto nacional incitando a los jóvenes a contribuir a través de cortos o películas.

Todo esto se da gracias a que los países se están dando cuenta que poco a poco están perdiendo su identidad al momento de convertirse en países globalizados, tratando de contrarrestar esto imprimiendo el nacionalismo a las generaciones más jóvenes y por lo mismo, más influenciables. El problema es que sólo algunos de los países desarrollados están adoptando este tipo de actitudes.

Por otro lado la realidad es otra, en nuestro país la ilusión o aspiración se convierte en un gran operador del capital, ya que las grandes ganancias de los medios impiden que se tengan contenidos de calidad porque este tipo de contenidos no dejan las mismas ganancias que la típica telenovela del hombre rico que se enamora de una sirvienta y tienen un amor imposible. Hay que aceptar que en nuestra región el nivel de conocimiento y criterio es muy pobre, y a la gente no le interesan programas con alto contenido cultural porque le parecen aburridos y prefieren programas como “Laura en América” en donde el contenido cultural no existe.

Con todo esto podemos decir que la comunicación internacional sufrirá un cambio radical, ya que, gracias a la globalización se está teniendo mayor acceso a contenidos desde cualquier parte del mundo, aunque no estén pasando una serie o programa en tu país, lo puedes ver gracias al Internet. Cada día se están generalizando los contenidos de los programas  de televisión y radio, son muy parecidos en todo el mundo, sin importar la cultura del país, tienen una forma muy particular de adaptarse.

Un fenómeno muy curioso hoy en día es que en los Estados Unidos se están empezando a adaptar telenovelas Latinoamericanas, obviamente con la naturalización a la cultura estadounidense pero, con el mismo contenido. Novelas como “Betty la Fea” están teniendo gran éxito en ese país. Uno podría pensar que el imperialismo es únicamente de Estados Unidos hacia México, pero poco a poco en Norteamérica está sucediendo lo contrario, se está introduciendo nuestra cultura en su país, y ni siquiera se han dado cuenta.

Tomando este tema, muchos países están siendo inundados por los contenidos de televisión americanos, pero podemos concluir que ¿son o no efectos importantes para este tipo de contendidos? El hecho de que un programa norteamericano sea visto en muchos países diferentes es muy importante para éste programa, ya que con estos contenidos están transmitiendo toda una cultura, la cual está siendo adoptada por el país en que se sintoniza.

Por ejemplo, en México, hoy en día se está utilizando el modelo de la parodia “Two and a Half Men” en comerciales mexicanos, de una compañía de cable, y están teniendo una gran aceptación, por que se muestra el modelo americano de vida pero como si fuera el modelo mexicano de vida, es lo mismo pero tropicalizado a nuestra cultura. Con esto, Estados Unidos se está introduciendo en nuestra cultura, y esto significa más ganancias para el programa, por lo tanto, más ganancias para el país de origen de éste programa. Su mercado ya no solamente es Estados Unidos, sino también, todos los países que tienen acceso a su programa.

Todo esto nos lleva a que las televisoras hoy en día no sólo tienen que pensar en atacar un sector específico de la sociedad, sino que ahora tienen que ir más allá, ampliar sus horizontes y buscar también ese sector de su audiencia que no está en el país, que se encuentra en todos los posibles países que podrían consumir éstos contenidos. Esto se traduce a una mayor audiencia, y por lo tanto, a mayores ingresos para estas compañías.

Lo que debemos buscar no es consumir los programas de Estados Unidos, sino que los programas y contenidos nacionales sean vistos en otras partes del mundo, tratar de ingresar en otros países y que otras culturas adopten la nuestra, claro está, con contenidos de calidad que sean útiles para estas culturas, que les sirva de algo y puedan aprender de nosotros, no solo telenovelas y programas de chismes.

En conclusión, el imperialismo cultural ha existido desde épocas de la conquista, fue la única forma con la que los europeos pudieron vencer a nuestros antepasados, atacaron lo único en donde podían tener éxito, nuestra cultura. Desde esos días hasta hoy, ésta ha sido la forma en la que los países dominantes, ahora llamados desarrollados, han podido introducirse en la cultura de los países menos desarrollados, así han logrado crear nuevas actitudes y costumbres en donde antes no existían. Todo esto ha sido gracias a la globalización, ya que ha facilitado enormemente el acceso a otras culturas por medio de los medios masivos de comunicación con programas de televisión y películas principalmente.

Esto ha creado una generalización en los contenidos para poder atacar diferentes mercados, no solo dentro del mismo país, sino buscando atacar o atraer a otros para así poder ampliar sus alcances. En cierta medida esto es bueno, porque habla de que se están tendiendo los mismos contenidos a nivel global y esto está unificando las relaciones entre distintos países, así como la difusión cultural de cada país con el resto del mundo, lo malo es que en los países de América Latina este tipo de contenidos carecen de nivel intelectual, no aportan nada de utilidad a la audiencia que los recibe, los programas más vistos son las telenovelas y programas de concursos, en donde los contenidos son muy pobres.

Por otro lado debemos de ser conscientes de que los principales problemas de la región son por falta de educación, éste tipo de problema sólo se puede solucionar con estudio, y si los medios masivos de comunicación, que son los que tienen mayor alcance en la sociedad, no promueven esto, ¿quién lo va a hacer? Los medios deben tener al obligación de brindar contenidos de calidad, que le sirvan a la población como programas culturales.

También existe un gran problema con las noticias que se dan a conocer por estos medios, ya que para cada medio, los intereses son diferentes, es por eso que para algunos lo que pueda ocurrir está bien y para otros está mal. La información no se debe vender como un producto, es un derecho que tienen todas las personas y depende mucho de qué tan veraz y tan confiable sea ésta, la forma en la que la sociedad va a actuar como consecuencia.

Para finalizar no tiene nada de malo que exista en todo el mundo una gran cantidad de contenidos norteamericanos, el problema no es de ellos, sino de nosotros, que gracias a que no generamos los contenidos  de calidad, apropiados y necesarios optamos por los contenidos que se realizan en otra parte del mundo. Hoy en día esto está afectando la cultura de los demás países, la forma de vivir y ver las cosas. Se está creando una globalización en torno al “American Way of Life” y cada vez estamos más inmersos en este problema. Mientras sigan ganando dinero son los contenidos a los que estamos destinados a consumir.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía:

 

- UNESCO. La declaración de México, 1982.

- Foucault, Michel. Defender la Sociedad, 1975 – 1976.

- Dofman, Ariel: Matterlart, Armand. Para leer al pato Donald, 1972.

- Smith, Anthony. Nations and Nationalism in a Global Era, 1995.

- Wiggershaus, Rolf. La escuela de Fráncfort, 2010.

About these ads

Publicado el diciembre 6, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: